Un año sin Dick Dale, The King Of Surf Guitar

Richard Anthoni Monsour, más conocido como Dick Dale, nació en Boston en 1937. Durante su infancia aprendió a tocar el piano, la trompeta, el ukelele, el tarabaki y el oud, estos dos últimos instrumentos son de origen árabe, y dado que por parte de padre Dick era de ascendencia libanesa, eran habituales en su familia, fue su tío el que lo familiarizó con ellos. Poco después aprendió a tocar la guitarra, curiosamente era zurdo, pero tocaba sin invertir las cuerdas, tocaba los graves con las cuerdas de abajo y los agudos con las de arriba. Como todos los instrumentos que había aprendido a tocar, lo hizo de un modo autodidacta. Durante su adolescencia su familia decidió trasladarse a California donde Dick empieza a practicar surf, Dick explicó en más de una ocasión que el surf le apasionaba y que pasaba todo el día en la playa y cuando no estaba sobre la tabla estaba tocando la guitarra o paseando con su moto.

Su primera influencia musical fue Hank Williams, de hecho, su nombre artístico, Dick Dale, estaba pensado para ser un artista de música Country. Alrededor de 1955 Dick ya tocaba habitualmente en locales que ofrecían música Country en directo. Pronto se despertó en Dick el interés por el Rock & Roll, pero su manera de tocar fuertemente influenciada por la manera de tocar el oud, una especie de laud empleado en la música griega y libanesa, con un tipo de pulsación, una manera de tocar muy rápida, y un tipo de escalas que no eran habituales en la música americana, hizo que Dick creara un estilo propio, aun así, en sus primeras grabaciones, 4 singles que van de 1958 a 1960, no se vislumbra lo que dará de si poco después. En estos discos suena a Rockabilly y R&B más o menos convencional, de muy buena calidad, eso sí. A todo esto, tenemos que sumar su pasión por el surf, según Dick, el quería mostrar con su música el poder del océano y sus olas y lo que se sentía cuando estabas encima de una tabla cabalgando una ola. En su búsqueda por reflejar musicalmente todas estas sensaciones Dick empezó a tocar cada vez a mayor volumen, el océano es muy poderoso, esto hizo que Leo Fender viera en él al artista ideal para probar algunos de sus amplificadores. Dick quemaba un amplificador tras otro, hasta que un día Leo Fender y su ayudante fueron a ver una actuación de Dick Dale y vieron a miles de jóvenes bailando y gritando frenéticamente, entonces leo Fender entendió lo que Dick Dale le estaba pidiendo desde hacía tiempo, ¡más potencia! ¡más volumen! Leo Fender consiguió que la guitarra Fender Stratocaster de Dick Dale y  su amplificador Fender Showman con su rever característica, lograran un volumen que ningún equipo convencional, de su época tenia, con él actuó en el mítico Rendezvouz Ballroom,  de Balboa Beach en California, ante 3.000 espectadores sin que los gritos de la multitud pudieran apagar el sonido de su guitarra. Leo Fender dijo del volumen en el que Dick Dale tocaba, que era como un bombardeo, y que no sabía si era apto para el consumo del oído humano. Por todo esto Dick Dale ha sido una gran influencia para muchos guitarristas de su época, y posteriores como Stevie Ray Vaughan, Jimmy Hendrix, o Eddie Van Halen, por citar algunos de los más significativos. Sus primeras grabaciones fueron temas vocales, para el pequeño sello de su padre, Deltone records.

En 1960 Dick conoció en un concierto Country a Billy Barber y Nick O’malley, futuros miembros de sus Del-tones, quienes le enseñaron cómo ajustar el tono de la guitarra en posiciones intermedias, lo que le ayudó a definir su potente sonido. Poco a poco los surfistas de la zona empezaron a acudir a sus conciertos. El 1 de julio de 1961, 3.000 personas se juntaron para verle en el Rendezvous Ballroom de Balboa, este concierto fue el que puede considerarse realmente como el primero de música surf. Para este concierto Dick había formado la que sería su banda durante todos los 60’s The Del-tones, que habían adoptado el nombre en homenaje a el pequeño sello discográfico de su padre. Aun sin el apoyo de ninguna compañía discográfica Dick Dale & The Del-Tones se convirtieron en un verdadero fenómeno de masas. Fue en esa época en la que el público de Dick Dale empezó a utilizar la expresión “let’s go to a Dick Dale dance!». Let’s go trippin’ fue su primer éxito instrumental. El Rock & Roll instrumental estaba muy de moda en aquel entonces y el público le pedía este tipo de composiciones. La canción no tuvo nombre durante mucho tiempo, hasta que en un concierto, mientras presentaba el tema, explicó al público que la canción no tenía nombre, se empezaron a escuchar gritos de «Let’s go trippin!», que significaba algo así como «¡Dale caña!», en el argot de los surfistas. Y ese fue definitivamente su título. Grabada en agosto de 1961, fue su mayor éxito, fue número uno en países como Inglaterra, Australia o Japón. En 1962 grabó Misirlou, que con los años se ha convertido en su tema más popular.

Dick cosechó un éxito tras otro, canciones bien situadas en las listas, apariciones en shows televisivos y películas de temática surf, etc…. Todo le iba genial hasta que en 1966 le fue diagnosticado un cáncer de recto, esto hizo que tuviera que abandonar los escenarios hasta 1983, año en el que vuelve con su álbum The Tigers Loose, para el sello Balboa. Con los años Dick llegó a dominar con soltura un buen montón de instrumentos, bajo, saxo, acordeón, banjo, guitarra, trompeta, piano, además de distintos instrumentos de origen libanés y europeo. En la década de los 90’s, con la inclusión de su canción Misirlou en la banda sonora de la película Pulp Fiction, Dick Dale goza de una segunda juventud, vuelve a actuar por todo el mundo, en multitud de festivales hasta prácticamente su muerte.

Dick Dale llevó, durante gran parte de su existencia, un estilo de vida muy sano, era un gran amante de la naturaleza y de los animales, en concreto de los grandes felinos, era vegetariano, ni bebía, ni fumaba, ni tomaba drogas, amante del kárate y del surf, todo esto hizo que pudiera actuar en directo con una energía que muchos jóvenes envidiarían hasta poco antes de su muerte en 2019, con 81 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba